Entrevista a Chema Pamundi

IMG_2092Hoy entrevistamos a Chema Pamundi, que es como conocemos a José María Ricart desde que tomara el famoso nombre del personaje de Gomaespuma hace ya un par de décadas. Él es uno de los grandes en esto del rol, entre otras cosas. Ha guionizado y dibujado comics, fue uno de los fundadores de la editorial Farsa’s Wagon, que recordaréis por algunos juegos como Invasores y Fanhunter donde trabajó con otros grandes como Xavier Garriga y Cels Piñol, ha diseñado juegos de rol y tablero ambientados en el universo de Fanhunter, durante un tiempo coordinó los contenidos de la edición española de la revista Dragon, ha traducido reglamentos de D&D, Warhammer y multitud de juegos de tablero, ha escrito y escribe actualmente sobre cine fantástico, sobre series de TV, sobre libros y tebeos, sobre música pop/rock/electrónica y sobre otras cosas en varias webs, revistas y fanzines. Además él se define como un competente jugador de Blood Bowl y un lamentable jugador de Mus. Chema es otro de los referentes en los juegos de rol y la subcultura en nuestro país.

Chema Pamundi

Natural de: Barcelona

Fecha de nacimiento: 16/09/1968

Web: no es mía, pero escribo a menudo en ella, http://www.diariodevenusville.com/

Blog: http://microcambiosdeladensidaddelaire.com/

Club de rol: Mi propia casa lo es para mis amigos, que se presentan aquí sin avisar para que saque un juego y les entretenga.

Libro favorito: Podría estar hasta mañana citando títulos, pero por acotar diré que de ficción Nueve cuentos, de J.D. Salinger; y de no ficción El cine fantástico, de José María Latorre.

Juego de rol favorito: Por historia personal, La llamada de Cthulhu y AD&D, aunque cuando descubrí Savage Worlds en el 2007 fue un flechazo, y desde entonces rara vez he vuelto a arbitrar otra cosa.

Juego de mesa favorito: Blood Bowl. Jugado en liga, para mí no hay otra experiencia lúdica igual.

Juego de cartas favorito: Magic: El encuentro. Me sigue pareciendo un diseño asombroso. Debe de ser uno de los conceptos de juego más plagiados de la historia.

Juego de miniaturas favorito: X-Wing. Tiene lo mejor de los juegos de miniaturas, eliminando todo lo que hace farragosos los juegos de miniaturas.

Juegos y Dados – Buenas Chema, muchísimas gracias por colaborar con nosotros. En la entrevista a Ernest Urdi, él nos invitó a ser tú el siguiente. ¿Qué opinas de eso?

Chema – Me parece guay y a la vez me sorprende, porque Ernest me cae muy bien pero lo cierto es que a lo largo de los años hemos tenido menos trato del que me hubiese gustado (esto me pasa con bastante gente del mundillo; suelo ir muy a la mía y soy un empanao). Por suerte siempre han habido jornadas, encuentros fortuitos en tiendas frikis y tanganas diversas en las que ir coincidiendo.

IMG_2070

Juegos y Dados – Háblanos un poco de tus inicios en los juegos de rol, ¿como fue tu primer contacto con el rol y que sensaciones tuviste al descubrirlo?

Chema – Descubrí los juegos de rol de manera autodidacta, como tantas otras cosas (la masturbación por ejemplo). Recuerdo que me solía comprar una revista de juegos matemáticos y de lógica llamada Cacumen, y en ella vi un artículo que reproducía el capítulo de los acertijos entre Bilbo y Gollum en El Hobbit, y luego mencionaba brevemente los juegos de rol. Investigué sobre aquello (no fue fácil, estamos hablando de principios de los 80 y no existía la Wikipedia; de hecho no existía ni la puñetera internet), y tirando del hilo llegué hasta la mítica tienda de juegos de Barcelona Jocs & Games. Allí me compré un módulo de D&D que si no recuerdo mal se titulaba El Cetro de Tsenh-Amrin, publicado por el club MS (Maquetismo y Simulación). Un buen día me presenté allí y, al ver todo el material que tenían y las partidazas de rol y wargames que montaban, me explotó la cabeza. Me quedé enganchado al instante. Fue como encontrar la pieza final de un puzzle que había estado buscando toda la vida.

Juegos y Dados – Los roleros, partida tras partida acabamos formando fuertes vínculos. ¿Recuerdas jugar a menudo en aquella época?

Chema – Más que jugar, recuerdo mirar mucho. Al principio iba al club simplemente de mirón, porque todas las partidas estaban llenas. Me sentaba al lado del máster, muy callado (Jordi Gimeno por cierto; un master de AD&D con un talento enorme), y flipaba durante tres o cuatro horas. Tras la sesión me iba de fiesta con el grupo de jugadores. Era uno más de ellos, solo que no jugaba. Al final se apiadaron de mí y me hicieron un hueco, y a partir de ahí ya empecé a jugar una, dos y hasta tres veces por semana.

Juegos y Dados – Háblanos un poco a mis lectores y a mí de que fue aquel proyecto de Farsa´s Wagon y de los juegos que se editaron.

Chema – Farsa’s Wagon fue una especie de accidente, que nació durante unas jornadas Día de Joc. Yo estaba arbitrando una partida de rol del juego Paranoia, y aquello era un festival de risas. Acabamos con casi cincuenta personas mirando y descojonándose, como si asistieran a una representación teatral. Entre aquellas personas estaba Cels, que justo andaba buscando a alguien para que le escribiese un juego de rol de Fanhunter. Tras la partida Cels habló conmigo y con Xavi Garriga, y menos de un mes más tarde el juego estaba completamente escrito y publicado (sí, lo diseñamos, playtesteamos y escribimos en tres semanas). Lo vendíamos por las tiendas como lo que era, un fanzine. Imprimimos 200 ejemplares y se agotaron tan rápido que se nos ocurrió montar Farsa’s Wagon y reeditarlo como Dios manda, reescribiéndolo bien y con una presentación decente. Fue un exitazo muy loco. Creo que a lo largo de los años llegaron a venderse como 10.000 ejemplares, una burrada para la época y más para un juego autoeditado.

IMG_2071

Juegos y Dados – Recuerdo disfrutar mucho de partidas de Fanhunter, el juego tenía algo que hacía que las partidas fueran recordadas por largo tiempo. Al igual que con juegos como Paranoia, creo que la diversión sin límite te hacía más fácil grabar a fuego esa partida en tu memoria que con otros juegos más “serios”. ¿Tú qué opinas?

Chema – Sí. Fanhunter tenía varias cosas buenas que conectaban muy rápido con cierto tipo de público. Primero, y no es una chorrada, era barato. Fue el punto de entrada de muchos chavales al rol, sencillamente porque se presentaban en la tienda con “mil pelas” y resultaba que Fanhunter era el único juego que se podían permitir. Pero aparte de eso el tono del texto era muy cercano, muy poco pedante, y los jugadores se sentían muy identificados porque al fin y al cabo llevaban a personajes que eran como versiones tuneadas de sí mismos (frikis que sabían disparar una uzi o que tenían superpoderes). Además creo de verdad que mecánicamente era un juego muy currado, muy autocontenido. En apenas 80 páginas a tamaño dinA-5 tenías reglas completas para jugar a superhéroes, a ciencia-ficción cyberpunk, a espada y brujería… ¡O todo mezclado! El túrmix de géneros permitía hacer exactamente el tipo de partidas que uno quisiera. No lo digo por pasión de padre, pero no he visto muchos otros juegos humorísticos que funcionasen tan bien en partidas largas sin acabar por desgastarse. Y luego, claro, es que Fanhunter hacía reír mucho. Había gente que se compraba los suplementos sin intención de jugarlos, como simple literatura humorística. No recuerdo ningún caso parecido.

Juegos y Dados – Estuviste coordinando los contenidos de Dragon en su versión española. ¿Alguna vez hace 20 años pensaste que en el 2015 aún alguien pudiera recordar Dragon?

Chema – Bueno, he de aclarar que yo fui coordinador de la revista en su segunda época, cuando la publicó Devir entre el 2003 y el 2006. Respecto a la pregunta, yo lo que no pensaba hace 20 años era que la Dragon acabaría desapareciendo, era una puñetera institución. De todos los trabajos que he hecho relacionados con el mundillo del juego, ese ha sido sin duda uno de los más satisfactorios a nivel personal, de los que me han hecho más ilusión. Quien me iba a decir a mí, cuando me compré mi primera Dragon en inglés a mediados de los 80, que un día acabaría decidiendo los contenidos de la edición española. Fue un honor.

Juegos y Dados – La época en la revista Dragon, una época en que trabajaste con los demás grandes de España. ¿Que recuerdos te traen aquella época?

Chema – La verdad es que toda mi carrera en el mundillo de los juegos ha sido una gran juerga. Me lo he pasado tan bien… Unas tajas en las jornadas, unas partidazas… y unos polvos a destiempo… Les tengo especial cariño a los tutes finales de trabajo para cumplir plazos de entrega, como cuando tuvimos que ordenar las tarjetas y montar las cajas de todas las copias del Fanhunter Freak Trivia, porque había que ahorrar costes. Estábamos chaladísimos. Dos mil cajas creo que eran, y cada caja llevaba quinientas tarjetas de preguntas numeradas. Nos tiramos tres días rollo cadena de montaje, parando sólo para comer pizza o descansar la vista jugando alguna manita de Magic.

Juegos y Dados – Tradujiste muchos de los manuales de D&D al castellano, supongo que además de traducirlo, como buen rolero, lo jugarías. ¿Sigues jugándolo?

Chema – En realidad tampoco traduje tanto de D&D. Artículos para la Dragon y alguna parte pequeña de los manuales, pero principalmente hice faena de maqueta y revisión. En esos libros la parte de curro más bestia se la comieron Xavi Garriga y Dicky Miracle. Dungeons & Dragons fue el primer juego que me compré y probé, en 1984 o así (la caja roja de Dalmau, como todo el mundo), y seguí jugándolo de manera casi ininterrumpida hasta bien entrados los 2000, incluyendo una campaña de tercera edición que duró casi seis años a razón de una partida por semana, y que en sus momentos más delirantes llegó a tener 11 jugadores en mesa. Pero al final del período de la edición 3.5 me harté del sistema de juego y lo dejé. A esas altura ya le estaba metiendo tantas reglas caseras que llegué a la conclusión de que era mejor probar directamente otros juegos que me dieran más lo que yo buscaba.

Juegos y Dados – ¿D&D 5.0, que? Tengo entendido por los diferentes medios de comunicación, que WotC no contempla la exportación a otros países de esta nueva edición, supongo que lo sabías, ¿qué opinas?

Chema – Sé que aquí voy a ir contracorriente de la opinión mayoritaria, pero entiendo la postura de WotC. A mí por supuesto me encantaría que se editara en castellano, porque esta quinta edición es un retorno a los orígenes estupendo (como un AD&D hiper-molón, que amalgama lo mejor de toda la historia del juego). Sin embargo, comprendo que para ellos supone un dolor de cabeza muy gordo licenciar el juego y tener que estar pendientes de traducciones, lanzamientos coordinados y demás mierdas. Son una editorial tan gigante que pueden permitirse vivir sin ello; no les representa una gran pérdida.

Juegos y Dados – Te haré una pregunta que hice a Xavier Garriga y a Francisco J. Campos, en cualquier caso hay muchos jugadores que se han pasado de D&D a Pathfinder o se han quedado en ediciones anteriores de D&D, ¿si el juego no se exporta irá cayendo en el olvido?

Chema – No, en el olvido no. Es D&D, posiblemente el único juego que ha logrado romper la membrana del mundillo y permear la cultura popular de masas. No desaparecerá ni de coña. Creo que la 4ª edición, que era un espanto, hizo más daño al juego que la decisión editorial de no traducir la 5ª. Ahí sí que mucha gente se pasó a los retroclones o a Pathfinder. Sin embargo, fíjate que ha llegado la quinta edición y, como D&D ya vuelve a molar, está reabsorbiendo al movimiento retroclón. La gente en los EE.UU. se ha dejado de historias y ha vuelto a la marca original, que es la que mola y por la que todos tenemos apego emocional. En España la gente que no quiere jugar en inglés se tiene que buscar la vida, claro, e irse a Pathfinder, Aventuras en la Marca del Este o lo que sea. Pero creo que todo el mundo sigue mirando a D&D por el rabillo del ojo; y si en algún momento Wizards cambia de opinión, por muy olvidado que esté se tirarán en plancha a comprarlo y jugarlo. Si dentro de tres, cuatro o cinco años Wizards decidiera permitir la traducción al español, habrían bofetadas entre las editoriales para pillar la licencia.

IMG_2090

Juegos y Dados – Has trabajado para Games Workshop traduciendo manuales de Warhammer. ¿Cuáles han sido los trabajos que más has disfrutado?

Chema – Un momento que siempre me viene a la cabeza fue una reunión bastante larga de glosario que tuvimos al empezar a trabajar en el reglamento de El Hobbit, en la que estuvimos un buen rato debatiendo las diferencias entre “trasgo”, “orco” y “orco de Moria”, intentando buscar el término más exacto para el juego, porque al parecer Tolkien había ido cambiando de criterio de un libro a otro. Consultamos párrafos de las novelas, hicimos búsquedas en varias webs y le dimos vueltas al coco hasta aclararnos. Recuerdo que con aquello pensé “Joder, este curro mola”. También recuerdo disfrutar mucho las charletas con Robin Dews, hasta hace pocos años gerente de GW España, sobre teoría de juegos, sobre sus recuerdos de cómo era la empresa en los 80, o sobre por qué los Hombres Bestia de Warhammer no tienen picha ni Mujeres Bestia (en el libro de ejército se describen orgías a cascoporro, pero al parecer son orgías de Fanta naranja, ganchitos y SingStar; allí no folla nadie…).

Juegos y Dados – Hasta ahora, de los roleros entrevistados aún no he dado con ningún Warhammero, ¿lo eras tú?

Chema – Yo soy un “warhammero adoptado”. Quiero decir, llegué al mundo de Warhammer a través del juego de rol (cuya primera edición me sigue pareciendo una obra maestra, muy superior a todas las que se han editado después). Gracias a eso, y a juegos de especialista como Blood Bowl, Space Hulk o Battle for Armageddon me hice muy fan de los universos de GW. Tiene gracia, porque del mismo modo que mucha gente compraba los suplementos de Fanhunter simplemente como lectura cachonda, yo me compraba los libros de ejército de Warhammer para leer el trasfondo, como si fueran novelas. Eso, claro, me acabó llevando hasta las miniaturas. Pero aunque tengo mis ejércitos de Orkos, de Demonios de Khorne y de Guerreros del Caos de Nurgle, siempre he sido un jugador casual. Eso sí, mis partidas navideñas de Space Hulk para doce jugadores son de leyenda…

IMG_2073

Juegos y Dados – Esta pregunta ya es una clásica para los entrevistados, pero en todo este tiempo habrás dirigido o jugado y habrás coincidido con los demás grandes roleros de la época. ¿Hay alguna anécdota simpática que puedas explicarnos?

Chema – Así a bote pronto me acuerdo de una partida de D&D a la que me invitó Paco Pepe Campos, al que creo que también has entrevistado. Esto es de cuando Paco Pepe aún estaba en el club Warmice, o sea hace mil años. No recuerdo quien arbitraba la partida pero el caso es que los aventureros llegamos a un pueblo de casitas de piedra, y al entrar en una de ellas nos topamos con un dragón emboscado, que chapó la puerta detrás nuestro y se puso a darnos de hostias como si le debiéramos dinero. La casita era tan pequeña que el dragón cabía justo, no tenía espacio ni para volar, por supuesto no cabía por la puerta y no se entendía dónde narices se había escondido para emboscarnos así. Aquello no tenía pies ni cabeza, se notaba a la legua que era un bicho que el DJ se había sacado de la manga para acabar la aventura por la vía rápida. En un momento dado le pregunto al DJ “Pero a ver una cosa… ¿este dragón cómo coño ha entrado en la casita, si ni siquiera cabe por la puerta?” Y el tío me contesta, todo digno: “Muy fácil, LA HAN EDIFICADO A SU ALREDEDOR MIENTRAS DORMÍA”. Pensé “Ole tus huevos, esto no hay dios que se lo trague, pero qué rápido de mente has estao muchacho…”

Juegos y Dados – Recuerdo los “Día del Joc” como un estupendo acontecimiento, partidas de rol abiertas, podrías apuntarte como jugador o director, conocer gente y ver a famosos de esto del rol. ¿Que recuerdos te trae aquello a ti?

Chema – Aparte del recuerdo inmediato sobre los orígenes de Fanhunter que he comentado antes, de todas aquellas jornadas, ya fueran Días de Joc o GenCon recuerdo mucho los desfiles absurdos que montábamos la peña de Farsa’s Wagon, con Alejo Cuervo “in person” vestido de Papa, desfilando por entre las mesas, escoltado por Fanhunters y precedido por acólitos que iban lanzando cartas de Magic a su paso. Hubo un año que aquello provocó un tumulto y todo: la gente se lanzó al suelo a pillar las cartas (una pérdida de tiempo porque eran todo tierras básicas, como mucho habría algún Mon’s Goblin…) y Wizards of the Coast se enfadó porque se pensaron que nos estábamos cachondeando de ellos. Lo cual por supuesto era cierto. Una de las máximas de Farsa’s Wagon era cachondearnos de todo el mundillo. Éramos como los punks gamberros del rol.

IMG_2079

Juegos y Dados – Llegó el fin de aquella época dorada del rol en los 90 de España. Actualmente, las grandes compañías de rol están viviendo una época en que parece resurgir el rol. ¿Crees que está viviéndose otra burbuja o realmente se ha estabilizado el mercado del rol?

Chema – Sí, de alguna manera se ha estabilizado. Tras un período de crisis en el que pareció que los juegos de rol se iban a la mierda, diría que han encontrado por fin su justa medida. Un nicho estable de público, sin vaivenes. Eso sí, hay que tener claro que es un nicho chiquitico. No creo que vuelva la era dorada de Vampiro, de la Dragonlance ni de la 3ª edición de D&D, cuando hasta se rodaban pelis de cine sobre juegos de rol con Jeremy Irons haciendo el vaina. A mí lo de ahora ya me parece bien, mientras se sigan vendiendo dados con más de seis caras tengo intención de seguir jugando. De hecho, la “crisis del rol” fue una crisis editorial, no tanto de aficionados. Los jugones no lo dejamos en ningún momento, simplemente dejamos de comprar libros de rol a lo loco. En cierto modo aquello depuró el ambiente, porque se publicaba cada mierdón con el sello de “d20 compatible” en la portada… Recuerdo un suplemento llamado Alchemy & Herbalism, que era como un libro de remedios caseros de Txumari Alfaro pero en versión mágica. O sea, ya el delirio; y lo peor es que yo tuve los santos cojones de usarlo en mis partidas. Estábamos muy desnortados todos. Fueron años loquísimorl…

Juegos y Dados – Actualmente escribes sobre cómics, series, cine y música. ¿Quieres explicarnos un poco esto a nuestros lectores y a mí?

Chema – Pues a ver, a mí lo que me gusta principalmente es escribir. Escribir y pontificar; y las críticas me permiten matar los dos pájaros de un tiro. De lo que más escribo con diferencia es de cine, porque lo he mirado con ojo analítico desde pequeñito, desde que mis padres me llevaron a ver El mago de Oz con seis años y al entrar en la sala pensé “Hostiaputa, yo quiero quedarme a vivir aquí”. Con diez años salía de casa diciendo que iba a estudiar con un amigo, y en realidad me iba a algún cine de sesión doble a ver pelis de Werner Herzog y David Lean, no te digo más. Luego, hace ya una década, apareció por sorpresa Ray Zeta, mi mejor compi del colegio, con la idea de montar una revista de cine fantástico. Se llama El diario de Venusville y he estado colaborando allí desde entonces. En el 2009 pasamos del fanzine de papel y grapa a la página web. Es un proyecto super bonito, que él lleva con un cariño acojonante y en el que yo ayudo escribiendo cuando puedo. Vamos a pases de prensa y cada año me acredito en el Festival de Sitges, me harto a ver pelis, redacto crónicas diarias, grabo videoblogs y en general me lo paso cañón; y hostias, resulta muy satisfactorio comprobar la cantidad de gente que nos lee. Creo que ahora mismo andamos por las 25.000 visitas al mes (mientras que en la época de la revista de papel teníamos apenas 100 suscriptores). Miguel, otro de mis mejores amigos, me suele decir que con este tipo de proyectos frikis uno busca en realidad recuperar el espíritu, la ilusión, de aquel primer fanzine que hizo alguna vez. Creo que es verdad. A mis años sigo haciendo fanzines. Es una manera “amateur” y apasionada de vivir estas cosas que espero no perder nunca.

12180019_10206796257778129_1742044797_n

Juegos y Dados – Como experto en revistas del género, ¿que recomendaciones darías para la nueva generación de bloguers de nuestro sector lúdico?

Chema – Buah, yo qué sé, no es como si yo estuviera para darle consejos a nadie. No soy más que un pobre idiotarl. Pero vamos, para mí lo fundamental cuando visito un blog es que me cuenten las cosas con chispa (esto es menos común de lo que parece; hay gente que escribe normativamente bien pero sus textos son un ladrillo). Me gustan mucho por ejemplo los chicos de Shut Up & Sit Down. Son divertidísimos y al mismo tiempo hacen unos análisis muy completos de los juegos, con los tecnicismos justos y captando de coña el espíritu de cada producto. Te pones un vídeo de ellos hablando un cuarto de hora sobre el Fief o el Trains (por citar dos juegos que no me interesan nada), y se te pasa el tiempo que ni te enteras. Muchas veces no estoy de acuerdo con sus valoraciones, pero incluso cuando discrepo me enseñan algo, me hacen mirar el juego en cuestión bajo un prisma nuevo. Eso no tiene precio. Internet está llena de ruido, de gente blogueando día y noche a cholón, blogueando por encima de sus posibilidades. El otro día vi a un barbas haciendo un unboxing de no sé qué suplemento de rol que le había llegado por correo, y no decía nada. “Mira qué dibujos” y te enseñaba una página. “Mira, el texto está a doble columna” y te enseñaba otra. ¿Pero qué cojones era eso? Aguanté dos minutos. No sé, yo durante muchos años me negué a tener blog porque creía sinceramente que todo lo que pudiera escribir estaba ya dicho de sobras, que sólo iba a añadir más ruido. Al final me han insistido tanto que lo he abierto y claro, escribo sobre lo que me apetece; pero si creo que algo es una paja mental mía o que no estoy lo bastante documentado o que no voy a aportar nada, no lo escribo. ¿Para qué?

Juegos y Dados – Chema para despedirnos, ¿quién crees tú que debería ser el siguiente entrevistado del panorama rolero?

Chema – No te creas que tengo contacto con tanta gente del mundillo. De los que aún no has entrevistado se me ocurre Antonio Catalán, que lleva muchos años sabiendo un montón sobre edición de juegos.

Juegos y Dados – Chema, muchas gracias por el tiempo que nos has dedicado para la entrevista. Esperamos que te guste y hayas disfrutado con ella.

Chema – Sí, la verdad es que ha sido chulo recordar batallitas. Te dejo con una reflexión: los ascensores llenos de gente huelen distinto si eres enano. Piensa sobre ellorl…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s