Reseña de Sheepland

Sheepland

Una soleada tierra de onduladas praderas verdes, exuberantes bosques, y majestuosas montañas. La pacífica gente de la isla Sheepland no quiere nada más que recorrer la región con sus pequeños rebaños de esponjosas ovejas blancas. Todo marcha de maravilla, hasta que alguien tiene la brillante idea de levantar algunas vallas…

Sheepland es un juego diseñado por Simone Luciani y Daniele Tascini e ilustrado por Giulia Ghigini, editado y publicado originalmente por Cranio Creations y que ha sido editado por Games 4 Gamers en nuestro país.

El juego está diseñado para jugar de 2 a 4 jugadores de más de 8 años y tiene una duración aproximada de 30 minutos por partida.

La caja del juego es de tamaño mediana (260x260x80mm), con inserto en su interior, para evitar su movimiento, y unas bolsitas de cierre hermético para guardar los componentes.

A continuación os listamos el contenido del juego:

  • 1 Tablero de juego
  • 30 Losetas de Terreno
  • 6 Losetas de Terreno Inicialess
  • 60 Monedas
  • 1 Marcador de Jugador Inicial
  • 6 Pastores de madera (en 4 colores)
  • 20 Vallas – 12 Vallas Finales
  • 18 Ovejas blancas – 1 Oveja negra – 1 Dado
  • Reglamento en Castellano y en Catalàn

Sheepland es un juego en el que cada jugador representa ser un pastor que compite por conseguir los mejores pastos y los más grandes rebaños en las diferentes regiones del mapa.

Mecánica

Los jugadores, en calidad de pastores, compiten en el territorio de una isla por tener las mejores y más rentables tierras de pasto y aumentar sus rebaños de ovejas para tener los más grandes del territorio. Para ello se ven ayudados de las vallas con las que cercan sus terrenos para así evitar que se las robe algún otro ambicioso pastor.

En la configuración inicial del juego los jugadores reciben, al azar, una loseta de terreno sin coste de compra, y 20 dinares. Se colocan todas las ovejas blancas distribuidas en los diferentes territorios y la oveja negra en el Sheepsburg, el territorio central del mapa.

Durante la partida los jugadores pueden realizar cualquiera de las siguientes 3 acciones, sin repetirlas consecutivamente y moviendo como mínimo una vez a su pastor:

  • Mover al pastor: Desplazarlo a una casilla adyacente o a cualquier casilla del tablero pagando una moneda, a la vez que el jugador coloca una ficha de valla en la casilla de la que sale.
  • Mover una oveja: El jugador puede mover una de las ovejas que se encuentre en un terreno adyacente de la casilla en que se encuentre y saltándola por encima suyo colocarla en otro terreno adyacente.
  • Comprar loseta de terreno: Puede comprar una loseta del mismo tipo de terreno en se encuentra en el momento de la compra el pastor. Las losetas aumentan de precio a media que van vendiéndose, con lo que cada vez que se compre una loseta de terreno la siguiente será más cara que la anterior.

La oveja negra es otro de los elementos que añade aún más diversión y estrategia al juego, una oveja que se mueve aleatoriamente mediante una tirada del dado en cada turno, y que su valor de puntuación es el doble que el de una de las ovejas blancas.

El juego finaliza cuando todas las vallas normales han sido colocadas, y entonces el juego continúa hasta el final del turno del jugador de la derecha del jugador inicial.

Al finalizar cada jugador calcula su puntuación final, el valor de cada loseta de terreno es igual al número de ovejas en todas las regiones de ese tipo de terreno, recordando que cada oveja negra cuenta como 2 ovejas. Cada jugador toma tantos dinares como puntos por cada tipo de terreno y al finalizar se suman todas. Gana el jugador con más dinero obtenido.

Opinión

Sheepland tiene una mecánica muy sencilla aunque profunda, una delicia para aquellos jugadores tácticos a los que les gusta pensar varios turnos vista.

El aspecto gráfico del juego está estupendo, la maquetación, las ilustraciones de las losetas, las ovejitas, el colorido del tablero… todo en sí, hace que cuando ves montado el tablero, con sus ovejitas y sus pastores, sea realmente agradable para la vistaapetezca comenzar a jugar.

Personalmente nuestras impresiones son las de encontrarnos ante un muy buen juego, con sencillez como para jugar en familia y con profundidad para jugar con los amigos más tácticos, un juego apto para todos los públicos… vamos, un grandísimo juego.

Espero que hayáis disfrutado de la entrada tanto como yo, hasta la siguiente entrada…

La pacífica gente de la isla Sheepland no quiere nada más que recorrer la región con sus pequeños rebaños de esponjosas ovejas blancas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s